Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

Slider Top

[5] [recent] [slider-top-big] [Slider Top]
Estás aquí: Inicio / Problemas de erección: ¿por qué "no se levanta"?

Problemas de erección: ¿por qué "no se levanta"?


►Es común y natural que en alguna ocasión el hombre no consiga una erección a la hora de mantener relaciones sexuales

Problemas de erección: ¿por qué "no se levanta"?
Aunque es común y natural que en alguna ocasión el hombre no consiga una erección a la hora de mantener relaciones sexuales, esto provoca inseguridades, malestar, culpabilidad y ansiedad en él. Es por ello que os queremos informar detalladamente sobre la erección masculina, las posibles causas de que a veces no se produzca, y de los problemas de carácter permanente que puedan ocurrir.

¿Qué es la erección masculina?

La erección masculina es el proceso de llenado de sangre del pene para mantenerlo erguido y en un ángulo separado del cuerpo de cara a tener una relación sexual. Tiene lugar dentro de la fase de excitación, que pertenece a las cinco que forman la respuesta sexual masculina: deseo sexual, excitación, meseta, orgasmo y resolución.

A lo largo del pene se extienden tres columnas de tejido: los cuerpos cavernosos, que son dos y recubren cada uno una arteria, y el cuerpo esponjoso, que recubre la uretra. El tejido que los conforma está atravesado por múltiples vasos sanguíneos, y en el momento de la erección, a partir de señales enviadas desde el cerebro a través de los nervios, estos vasos sanguíneos se llenan de sangre, endureciendo y alargando el pene. Concretamente, los cuerpos cavernosos son capaces de aumentar su tamaño base hasta 4 veces.

El pene erecto puede aumentar su tamaño hasta 4 veces

A la vez que se llenan los vasos sanguíneos de sangre, se produce una constricción de éstos para que la sangre no vuelva a salir, lo cual mantiene el pene rígido y en el ángulo propio de la erección. Esta constricción y, por tanto, la rigidez, desaparece finalizada la relación sexual o cuando se de algún factor que haga perder la erección (distracción, falta de estímulos que mantengan la excitación, etc).


Por qué a veces no se produce la erección

Es común y natural que en alguna ocasión no se produzca la erección, se trata de una cuestión pasajera y es debido a causas muy concretas cuya aparición nos está indicando que no es un buen momento para mantener una relación sexual. Un día de agotamiento o alto estrés tanto en el trabajo como en el ámbito personal, la falta de deseo o el consumo de drogas son las más comunes. Asimismo, en el momento de perder la virginidad o de mantener relaciones sexuales con una nueva pareja pueden provocar nervios y un estado de ansiedad que imposibilite el logro o mantenimiento de la erección.

Las drogas son un importante factor que dificulta seguir el proceso de respuesta sexual, tanto en hombres como en mujeres. La euforia y desinhibición que pueden producir estas sustancias pueden llevarnos a querer mantener relaciones bajo los efectos de las mismas, pero en realidad es muy probable que ese deseo se vea frustrado por consecuencias fisiológicas.

Así, el alcohol y la marihuana inhiben el sistema nervioso, lo que dificulta el envío de señales del cerebro para llenar los vasos sanguíneos del pene. La cocaína, en pequeñas dosis, puede favorecer la erección, pero los consumidores de esta droga, al tener que ir aumentando las dosis para mantener los mismos efectos, hacen que se consiga el proceso contrario y la erección se dificulte. También se ha utilizado colocándola en el glande para provocar mayor excitación, lo cual es un mito falso, o para retardar el orgasmo, pero al actuar como anestésico provoca la eliminación de la erección y problemas de disfunción eréctil a largo plazo.

La ansiedad es una de las causas de la falta de erección

La otra gran causa es, como decíamos, la ansiedad. Ésta puede ser debida a múltiples cuestiones: nervios por ser la primera vez que se mantiene una relación sexual, al miedo a no rendir como uno espera, a preocupaciones ajenas al acto sexual y que no se van de la cabeza: dinero, trabajo, una discusión, un disgusto... O simplemente el haber tenido un día intenso a nivel físico puede hacer que en ese momento no seamos capaces de excitarnos.

Lo que hay que tener en cuenta en estas ocasiones es que la falta de erección es debida causas concretas y momentáneas, y que seguramente al día siguiente, con un buen descanso, tan importante para nuestra sexualidad, y un humor más positivo, podamos tener sexo sin ningún problema. Por supuesto, las drogas siempre han de estar alejadas de nuestra vida sexual.

Diferentes causas de los problemas de erección

Cuando la incapacidad de obtener una erección, o de mantenerla durante todo el acto sexual, persiste en el tiempo estaríamos hablando de un problema de erección, disfunción eréctil o impotencia. Esta disfunción sexual no ha de ser fruto de angustia, pues ocurre a un 20% de los hombres españoles, sus causas no tienen nada de vergonzoso y, además, existe solución.

Las causas de los problemas de erección pueden ser orgánicas o funcionales, es decir, de origen psicológico o de las circunstancias. Las causas orgánicas nos están diciendo que hay un problema de salud, pero no hay que asustarse, ante un problema de este tipo no hay que pensar primero en la causa más grave. Estas causas pueden ser:

- La principal es la edad, a medida que pasan los años las erecciones van perdiendo la fuerza que tenían antes, pero esto forma parte de la naturaleza.

- Enfermedades de las que deriva, como la diabetes.

- Ingesta de fármacos como antidepresivos, hipotensores y tranquilizantes.

- Trastornos arteriales y vasculares en la zona genital.

- Lesiones neurológicas.

- Desarrollo de un tejido fibroso a lo largo del pene que provoca dolor en la erección.

- El consumo de drogas a largo plazo. Éstas no sólo dificultan la erección bajo sus efectos, si no que el alcohol, heroína, anfetaminas, cocaína y marihuana producen problemas de erección estables en el tiempo.

- El tabaco, aunque pertenece al grupo de las drogas, lo tratamos de forma especial debido a que es la más común y que más enmascara sus efectos dañinos para la salud. El tabaco afecta al sistema cardiovascular y también a la liberación del óxido nítrico, la sustancia necesaria para que los músculos lisos cavernosos del pene permitan el llenado de sangre del mismo. Un hombre fumador tiene un 60% más de posibilidades de desarrollar esta disfunción.

Las causas funcionales, situacionales o psicológicas son las más comunes, pueden ser las siguientes:

- El estrés y el cansancio crónico. Afecta mucho al bienestar psicológico y físico.

- Ansiedad permanente ante la relación sexual, ya sea por haber tenido episodios de falta de erección en el pasado, o por creencias erróneas con respecto a la erección que se ha de mantener.

- Trastornos emocionales, como la depresión.

- Problemas de pareja. La falta de comunicación, el no tener la confianza o seguridad de contarle el problema o las preocupaciones con respecto a la relación o a la sexualidad, acaban afectando a distintos niveles afectivos.

- En general, las falsas expectativas, mitos, miedos con respecto a cuestiones sexuales provocan estos problemas de excitación. El querer tener una respuesta sexual similar en todas las situaciones, el pensar que el tamaño de la erección es proporcional a la excitación sentida, el centrar el sexo en el coito, el pensar que tu pareja te atrae más cuanto más fácil consigas la erección, afectan a la forma de vivir la sexualidad.

Las consecuencias que tiene a nivel emocional para el hombre, como es una baja autoestima, mayor ansiedad, sentimientos de culpabilidad... llevan a mantener el problema, más si luego suponen el deterioro de la relación de pareja, o el consumo de sustancias para evadirse del mismo.

Es necesario el apoyo de la pareja

Es por ello que la pareja cumple un papel fundamental en estos casos. El problema ha de ser hablado abiertamente, sin miedo ni vergüenza, porque precisamente tener una pareja estable consiste en eso. Es necesario el apoyo por parte de la otra persona para hacerte ver que no tienes que sentirte mal, que la vida afectiva no se reduce al sexo, ni el sexo se reduce al coito.

Cómo diagnosticar cuál es tu problema de erección

Es alarmante, pero un 75% de los hombres con problemas de erección no han sido diagnosticados. Es necesario acudir al médico para descartar la posibilidad de tener un problema de salud, y él nos indicará si el origen del problema es orgánico o funcional, caso en el que habríamos de acudir a un sexólogo para que nos enseñe un entrenamiento conductual que elimine el problema, además de con nuestras cogniciones o pensamientos con respecto a la sexualidad, que mejorarán nuestra vida afectiva.

Diferenciar entre un origen físico o de salud y uno psicológico para el problema de erección es fácil. El hombre tiene, a lo largo de la noche y de manera natural, 4 o 5 erecciones producidas durante la fase de sueño REM, que pueden durar hasta media hora. Es común también que a la hora de despertarse nos encontremos con una erección. Si es así, podemos tener la idea de que el problema es funcional, aunque el médico puede hacer un examen más exhaustivo para ver si las erecciones tienen la dureza y duración normales.

Además, el problema puede ser general o situacional, caso en el que sólo haya ausencia de erección en ciertas circunstancias, lo cual también indicará que el problema es psicológico.

(Cortesía de: Bekiapareja.com | Para: Cafe56.net)